Salud / Cáncer de próstata mata cada día a 17 personas en México PDF Imprimir E-mail
Nuestros Columnistas
Escrito por Redacción Urbeconómica   

De acuerdo con la Sociedad Mexicana de Urología y la Secretaría de Salud el cáncer de próstata en México mata a 17 personas diariamente, tratándose del tumor maligno más frecuente entre los hombres y cada año mata a más de 5 mil mexicanos.

 

A pesar del alto nivel de riesgo e incidencia que registra este padecimiento en la población masculina mayor a 45 años, sólo cuatro de cada 100 varones se someten a la prueba del tacto rectal. Esta débil cultura de la prevención ha ocasionado que en promedio el 70 por ciento de los casos de cáncer de próstata sean detectados en etapas avanzadas.

La glándula prostática segrega parte de la porción líquida del semen, o fluido seminal, que transporta el semen producido por los testículos, y es esencial para la reproducción.

El cáncer de próstata es el cáncer que normalmente comienza en la parte externa de la glándula prostática y se limita en sus comienzos a la propia glándula.

La mayoría de los pacientes con este tipo de cáncer pueden vivir durante años sin problemas. Un examen regular es la clave para detectar el cáncer de próstata en sus primeras etapas. Algunos factores como la edad, antecedentes familiares, raza, dieta y ejercicio influyen en la salud de la próstata.

En ocasión del mes de la salud del hombre, Cleveland Clinic comparte cinco recomendaciones para conservar la salud de la próstata:

1. Detección temprana

Es recomendable que los hombres comiencen a ser examinados a partir de los 45 años. Para los hombres con antecedentes familiares de cáncer de próstata, así como los de ascendencia africana se recomienda que comiencen los exámenes a los 40 años debido a que su riesgo de cáncer de próstata es más alto que el normal.

2. Dieta y ejercicio

Al igual que con muchas otras enfermedades, estos dos aspectos son factores importantes en términos de prevención de la enfermedad. Las investigaciones realizadas indican que las dietas altas en grasa pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata, que es mucho más común en países donde la carne y los productos lácteos son alimentos básicos, en comparación con países donde la dieta básica consiste en arroz, productos de soya y verduras. El ejercicio regular junto con una dieta equilibrada es esencial para mantener un peso óptimo y salud de la glándula prostática.

3. Cese del hábito de fumar

Otro factor de riesgo importante que está vinculado a varios tipos diferentes de complicaciones que pueden conducir al cáncer, es fumar. Debe evitarse fumar y la ingesta de alcohol debe mantenerse a un consumo bajo o moderado.

4. Pruebas y diagnóstico

Es importante saber que el examen rectal digital, en el cual los médicos sienten la próstata en áreas anormales es un procedimiento sencillo, rápido y sin molestia para el paciente. Por ello es importante realizarse ese examen cada 6 meses y una evaluación de sangre para evaluar el nivel de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés). Un nivel elevado de esta proteína podría indicar que el cáncer está presente, aunque otras condiciones benignas como una próstata agrandada o inflamada también pueden causar niveles elevados de PSA.

Si se sospecha que hay cáncer después de estas pruebas, es recomendable realizar una biopsia. Una muestra de tejido se toma con una aguja pequeña y se examina bajo un microscopio para que los médicos pueden confirmar o descartar un diagnóstico de cáncer.

5. Tratamientos

Cleveland Clinic Florida cuenta con un programa de tratamientos basado en los más recientes avances tecnológicos y técnicas quirúrgicas en caso de que el cáncer sea detectado.

La crioterapia, que combate las células cancerosas en la próstata utilizando temperaturas de congelación, es un procedimiento ambulatorio mínimamente invasivo, con un breve período de recuperación y pocos efectos posteriores.

La braquiterapia (o terapia de radiación interna), que implanta píldoras radiactivas dentro de la próstata, minimiza la exposición radiactiva de los tejidos normales circundantes.

El programa de Cleveland Clinic Florida es también uno de los más grandes del mundo y fueron los primeros en utilizar la planificación intraoperatoria en tiempo real para el procedimiento.