Reforma laboral inoperante

Trump en busca de la Reelección

Casa Blanca, el equipo de Trump comenzó a desempolvar viejas técnicas para comenzar a incidir en el electorado estadounidense para su posible reelección en 2020.

Fiel al estilo republicano Donald Trump ha comenzado a abrir varios frentes, al interior en contra de los demócratas a quienes culpa de la migración y el alto índice de delincuencia que trae consigo; al exterior ha puesto en la mira a tres países, tal como lo hizo George W. Bush en 2002 con su “eje del mal” Irán, Irak y Corea del Norte, hoy el presidente estadounidense los califica como la “troika tiránica” al referirse a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Después de mantener el cierre del gobierno de los EEUU más largo en la historia por dos meses, los republicanos tuvieron que ceder sin lograr que los demócratas aprobaran el presupuesto para la construcción del muro de Trump.

Sin embargo, no será sencillo que la administración trumpista olvide sus promesas de construir un muro que impida que miles de migrantes atraviese la frontera en búsqueda del sueño americano.

El presidente Trump ha enviado un desplegado de 4 mil militares a custodiar y colocar 240 km de alambre de púas, un mensaje para los demócratas y para las próximas caravanas centroamericanas que quieran solicitar asilo en los EEUU.

Por su parte también encabeza la oposición en contra del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, al que se le han sumado 40 países de América y Europa al que le acusan de ostentar el poder a través de elecciones fraudulentas y reconociendo al opositor Juan Guaidó como presidente.

Al declararse un férreo defensor de los derechos humanos y la democracia, Trump esta evocando las acciones de sus antecesores, quienes bajo el pretexto de justicia derrocaban gobiernos e imponían a quienes podían manejar dócilmente.

La estrategia no sólo es para controlar el continente, sino también dejar de lado a otras potencias como China y Rusia que apoyan al gobierno de Maduro y dejar a Estados Unidos como única potencia en occidente.

Si tan sólo la “ayuda humanitaria” que EEUU intenta enviar a Venezuela la destinara a Guatemala, Honduras y El Salvador para generar polos de desarrollo podría evitar la migración que dice que le afecta; sin embargo, son países con regímenes democráticos que no necesitan ayuda.

Esperemos que la vía militar no sea una opción para apaciguar el conflicto y que Venezuela no termine como Irak, sólo por el capricho de un empresario que juega a ser político en busca de una reelección.

Please publish modules in offcanvas position.